El debate contrastó con el de Teleantioquia y Semana, que fue más una exposición por turnos, donde los moderadores, Rodrigo Pardo y Juan Carlos Velásquez ,de Teleantioquia, no contrapreguntaron; y con el de Telecaribe-El Heraldo y la Universidad del Norte, en el que los candidatos fueron los protagonistas (a pesar de los moderadores, Marcos Schwartz, director del periódico, y Silvia Gloria, decana de Ciencia Política), y no solo en el módulo en el que se les permitió interactuar.

La discusión es qué tanto intervienen los moderadores para no convertirse en protagonistas, pero es claro que deben ir más lejos de simplemente adjudicar turnos de la palabra.

Y en el Gran Debate del Pacífico, Mábel Lara encontró el justo medio, lo que aunado a una temática diferente (racismo, medio ambiente, biodiversidad, consultas populares…) que, aparentemente -solo aparentemente-, es regional, convirtió este en un debate diferente.

El artículo continúa abajo

¿Que debió haber más debate entre los candidatos? La respuesta es un SÍ con mayúsculas. En eso sigue ganando el de Telecaribe y El Heraldo.

Pero Mábel Lara y los organizadores tienen razones para sentirse satisfechos, a pesar de la ausencia de Iván Duque, que se sospecha no asistió por no arriesgar su primer lugar en las encuestas yendo a una región en la que Gustavo Petro gana en intención de voto. Ya en el Caribe, donde ocurre lo propio, Duque fue abucheado, y dicen analistas y opinadores que si bien su desempeño fue bueno, no tanto como para “echar voladores”.

El tono de voz, el don de gentes, la forma de llamar la atención para hacer cumplir las reglas sin agredir, hicieron brillar a Lara.

No solo la capacidad de Lara dejó una buena impresión, sino la organización del debate, que al darle ese rol de moderación a ella (no solo mujer, sino afro) marcó la diferencia con respecto a los otros 2.

Vea aquí 2 de los momentos en los que la autoridad de Lara se destaca no solo en la moderación de los candidatos, sino de sus propios compañeros, Daniel Pacheco, de Red + Noticias, y Diego Martínez, de El País.