En el acuerdo de paz quedó establecido que ese partido tendría 5 curules en el Senado, que lidera ‘Iván Márquez’, y 5 más en la Cámara de Representantes así no alcanzaran el umbral en las elecciones parlamentarias. Uno de ellos le pertenecía a ‘Jesús Santrich’.

Sin embargo, en este caso el partido de la Farc no podrá reemplazar ese lugar con otro de los candidatos que tenían en las listas y tendrán que legislar con nueve congresistas pues en este caso se aplica la ley conocida como la ‘silla vacía’, explicó El Espectador.

Es decir, que los miembros del Congreso solo pueden tener suplentes por “faltas absolutas o temporales”, pero si son “condenados por delitos como pertenencia a grupos armados, actividades en contra de la administración pública, delitos de lesa humanidad o hechos relacionadas con el narcotráfico no serán reemplazados bajo ninguna circunstancia”, según el artículo 134 de la Constitución Política.

El artículo continúa abajo

Sin embargo, analistas consultados por El Tiempo aseguran que la figura de la ‘silla vacía’ no podría regir porque “aunque ya se conocen los resultados de las elecciones legislativas, el CNE no ha dado las credenciales de congresista y que, como Santrich no está condenado, se debe esperar el fin de la investigación”.

Este tema ya lo evalúa el Gobierno Nacional para determinar si efectivamente hay lugar o no a silla vacía, según lo pactado en el acuerdo de paz con la desmovilizada guerrilla, explicaron en medios el ministro del Interior, Guillermo Rivera, y el alto comisionado para la Paz, Rodrigo Rivera.

Pero los problemas no terminan ahí. El partido también corre el riesgo de perder la personería jurídica otorgada por el Consejo Nacional Electoral, porque ahora están sometidos a las mismas leyes de los demás partidos.

Eso significa que los movimientos políticos también deben responder por el aval a sus candidatos y las condenas “durante el periodo del cargo público al cual se candidatizó” por delitos como el narcotráfico, entre otros, agrega el medio.