Para López, esa idea se puede hacer realidad si se implementan campañas de prevención y se establecen impuestos saludables.

Sin embargo, el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, advirtió a Colombiachek que si bien la prevención mejora los indicadores de salud y se evitan algunos gastos, “al final la gente va a enfermarse”.

Otra de las ideas de López, la de la prevención de enfermedades con buenos hábitos de vida, incentivando el deporte y una buena alimentación, también fue confrontada por los analistas con un informe publicado por Deloitte, según el cual cada año las enfermedades cardiovasculares le cuestan al Estado cerca de 3,84 billones de pesos.

El artículo continúa abajo

Además, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, citada por Colombiachek, esos padecimientos pueden prevenirse aplicando políticas públicas como la construcción de más bicicarriles y control al tabaco, a las comidas con grasas saturadas o altas en azúcar, entre otras.

El presidente del Colegio Médico de Cundinamarca y Bogotá, Germán Fernández, aseguró a ese medio que aunque el Estado sí debe buscar la prevención de enfermedades, no se debe reducir este gasto, debido a que lo que se hará es mejorar la calidad de las personas en el presente, pero en el futuro, por temas de edad, las personas igualmente van a sufrir de diferentes enfermedades.

Otro de los aspectos que analiza Colombiachek de la propuesta de López son las EPS, para las cuales ha surgido acabarlas, aunque la senadora dijo que no se puede hacer esto de una día para otro, pues se dejaría sin cobertura a más de 23 millones de personas. Así, su propuesta está orientada a trasladar a los usuarios a instituciones con mejores resultados de calidad.

“Esta será una tarea titánica para una eventual presidencia de Sergio Fajardo, pues, desde 2001, el gasto en salud como porcentaje del PIB ha venido aumentando año tras año, hasta 7,2%”, enfatiza Colombiachek.

Y concluye: “Al revisar la propuesta de López y su análisis de cómo bajar el gasto de la salud pública en Colombia […]” y teniendo en cuenta las fuentes que consultaron, consideran que es “inflada”.