El primero en intervenir al respecto fue De la Calle, que empezó con esta frase: “Sin energía no hay paraíso”. Después aseguró que “va a ser imposible el desarrollo para la próxima década si no solucionamos ese problema. El número de interrupciones del servicio es 10, 20 veces mayor que el promedio del interior. Si no se atiende desde la vía nacional, no habrá solución”.

Como solución, planteó que se requiere “un nuevo operador con músculo financiero”, y, en segundo lugar, aseveró que “las deudas son responsabilidad del Gobierno Nacional. Las nuevas regulaciones no son suficientes. A punta de alzas de trifas no se puede resolver ese problema, se requiere la inversión del Estado Nacional”.

Duque calificó de “lamentable” que se deje acumular “una mala prestación del servicio”. Acusó al Gobierno de Juan Manuel Santos de haber intervenido la empresa y prometido a la región un nuevo operador. “Pero el Gobierno le incumplió, y el pasivo de la empresa es de 7 billones de pesos y hasta que no se pague no podrá llegar un nuevo operador, por lo tanto debe haber un saneamiento financiero”, aseveró y añadió que la Costa necesita operadores de calidad.

El artículo continúa abajo

El llamado de Vargas Lleras fue para la Financiera de Desarrollo Nacional porque se necesita la firma que se “comprometa con los estándares de calidad, que se recupere la confianza de la ciudadanía, que se adelantes las inversiones, y que haya un programa de contención”.

“Estamos a la espera de la estructuración. No da más tiempo, no más dilaciones a esta problemática, la solución está en manos de la Financiera de Desarrollo”, terminó.

Fajardo, a su turno, aseguró que Electricaribe “les hace un daño a toda las personas del Caribe” y remarcó que “todo tiene un costo alto cuando no se generan servicios de calidad”.

Como argumento, apeló a la idiosincrasia de la región: “Esas personas [la empresa] dicen que los costeños son mala paga, lo cual es una falacia para justificar el mal servicio que brindan. El Gobierno tiene que resolver el problema. La Costa debe recibir la electricidad que merece”.

Petro explicó que el Caribe tiene días de sol al año y recordó que hoy haya una tecnología “absolutamente desarrollada con los paneles solares en cada hogar”. Para él, “solo hay que cambiar la regulación y ayudar al estadio para que la familia genere su propia energía”, y hay que convertir la casa en una unidad productiva y se mejorarán las ciudades”.

“¿Cómo se saca Electricaribe?”, preguntó, y respondió: “Compitiendo a partir de centenares de miles de techo, con tejas de asbesto por techos de paneles solares lo que en el mundo es una realidad, la generación eléctrica distribuida con redes inteligentes, en una de las regiones que más sol recibe por días al año en todo nuestro planeta. El futuro es la energía solar limpia”.