En uno de los post publicados, Sanín termina encontrando absurda la amenaza a ‘Matador’ por la pobre calidad de sus caricaturas.

“¿La gran caricatura de Colombia, que provoca amenazas y shows de dramachería en respuesta a las amenazas, es decir que un determinado político tiene cara de cerdito? ¿En serio, esa caricatura les muestra ingenio, inteligencia, desafío, irreverencia, crítica? No me jodan, tanto los amenazadores como los amenazados. Lo que todo esto devela es la ínfima calidad del humor y de la supuesta crítica política de este país. Matador es malísimo como caricaturista y, precisamente por eso, absolutamente inofensivo”, dice.

Luego, en el diálogo con sus seguidores, Sanín agrega que Matador “es el que más ruido hace y más se victimiza”, y entrega el listado de los que para ella sí son buenos caricaturistas: Mheo, Mico y Osuna. Y agrega en otro: “Este tipo, pésimo en lo que hace (ni siquiera mediocre), de repente se convierte en el crítico político del país por excelencia, porque un loco lo amenazó en Internet. Como nos han amenazado a todos”.

El artículo continúa abajo

En todos estos planteamientos de Sanín hay algo de arrogancia: es ella la que dice qué es bueno y qué es malo, desde su perspectiva de intelectual. Así mismo, al menospreciar a aquellos que ella no considera inteligentes, automáticamente menosprecia a aquellos que los siguen, y se divierten con sus ‘pendejadas’.

Pero Sanín no se hace una pregunta básica: ¿qué es lo que hacen esos personajes tan básicos que conectan con la masa, de la misma forma en la que lo hacen los de ‘La Luciérnaga’, a quienes también incluye en el mismo paquete de mediocres con ‘Matador’? ¿Qué es lo que hacen ellos para conectar con el vulgo, que no logra ella con su crítica política?

En los planteamientos de Sanín también hay algo de contradicción: Si ‘Matador’ es tan inofensivo por lo malo que es, ¿por qué dedicarle tanta neurona y espacio a destrozarlo? Sanín le dedicó un artículo en ‘Vice’ al mal humor colombiano.

Si es tan irrelevante ‘Matador’ y ‘La Luciérnaga’, ¿no es mejor matarlos con el látigo de la indiferencia y de paso defender la libertad de expresión o de opinión? ¿O también se les deben dejar esos derechos a los inteligentes?
En sus posts, Sanín responde a estas observaciones, planteadas de otra forma por sus seguidores, uno de los cuales le recordó que él publicaba sus trabajos en un periódico de circulación masiva (El Tiempo) y no en una de intelectuales (El Malpensante).

“O sea, nuevamente: para llegar a más personas hay que hacer lo más pendejo que se pueda. Eso no es ningún mérito. Significa simplemente que se procede por el afán de celebridad o que se es incapaz de hacer nada mejor. Y nuevamente estás diciendo que a la gente, para que lo oiga a uno, hay que darle caca…”.

Con la misma agresividad que Sanín ataca a ‘Matador’ en sus redes sociales, ataca a sus seguidores que la contradicen: “No es un razonamianto muy inteligente”, le dijo Sanín a Julián Medina, quien le preguntó: “¿Y quién dice que este es el personaje que realiza la gran crítica política? (…)”.

Pero el post más revelador sobre las motivaciones de Sanín para atacar a ‘Matador’ es precisamente uno que borró.

En él le echa en cara no hacer tanto escándalo con la violación de mujeres, resultado de una fricción previa en otro encuentro entre los 2.

En el post borrado Sanín, con evidente ánimo revanchista, termina, implícitamente minimizando la amenaza:

“Matador: ¿te acuerdas de cuando te burlaste de las mujeres víctimas de violación por allá en la Feria del Libro de 2016, diciendo en público esta perla: que a ti también te “había tratado de violar una modelo”? ¿Te acuerdas? ¿Qué un loco te ponga una amenaza en Internet (como nos ponen amenazas a todos los que hacemos crítica política) amerita gran escándalo nacional, pero no así la violación de mujeres? ¿O ahora sí te solidarizas?”.

Pulzo

Interrogado por Vicky Dávila sobre las críticas de Sanín, ‘Matador’ dijo que le mandaba un saludo y que respetaba la libertad de opinión.

En este enlace se ve la conversación completa.