El candidato de la Colombia Humana apareció con una corbata ancha y roja, un detalle que no pasó desapercibido puesto que generalmente Petro no usa este accesorio, reforzado además porque los otros candidatos tampoco llevaron traje formal, mucho menos Sergio Fajardo que estaba en jeans.

¿Quería Petro dar una percepción distinta en una región donde el electorado no le es favorable? El columnista Mauricio Vargas dijo en entrevista con Vicky Dávila en La W que quería “desasustar al votante de centro”. Un comentarista de RCN Radio afirmó que se vistió más de estadista que de rebelde o provocador: “Uno lo vio muy aplomado, bien vestido, muy concreto en sus propuestas, quizás con la idea de no infundir miedo (…) como diciendo “son propuestas distintas pero no tengan miedo de ellas””.

EFE

Mario Morales, experto en medios de la Universidad Javeriana, cree que esta versión encorbatada de Petro es una ruptura en la forma como se ha mostrado incluso frente a sus propios seguidores, una movida que tal vez no haya salido muy bien teniendo en cuenta que en una ciudad como Medellín –o generalmente en Antioquia- este tipo de vestuario no es la norma. Para la muestra, los jeans de Fajardo.

El artículo continúa abajo

Más allá de la pertinencia de la corbata en ese contexto televisivo, Morales nota que el gusto del uso en la corbata, con un nudo mal hecho, una corbata mal puesta, da la sensación que no es cómoda en una persona que no está acostumbrada a usar esta pieza y que claramente quería lograr alguna reacción. Hasta en La Luciérnaga de Caracol Radio, entre chiste y chanza, dijeron que la corbata de Petro salió de un canje en San Victorino.

Captura de pantalla

Pero la corbata no fue el único elemento en el cambio de imagen que quiso proyectar el candidato de Colombia Humana. “Los grandes señalamientos que le están haciendo a Petro son de populista y autoritario. Y sus dos gestos fundamentales (en el debate) fueron manos atrás que da sensación de obediente, y el tono de la voz más conversacional, menos insuflado, menos proyectado y más en la idea de concertación para borrar un poco lo de autoritario”, concluye Morales.

Captura de pantalla

El experto en medios opina que la expresión corporal de Petro es que no sabe qué hacer con sus manos, que en ocasiones contradicen su discurso, entonces ponerlas atrás puede ser una manera intencional de controlar y evitar esa contradicción o, tal vez, de exponerse como una persona más sencilla y obediente, lejos de lo que se supone que es una persona soberbia, imponente o autoritaria. Sin embargo, en al menos tres oportunidades el candidato sacó el famoso dedo índice, el dedo autoritario, el dedo paternal, el de quien se cree dueño de la verdad.