“Dan 20.000 de cuota inicial y 40.000 cuando votas”, contó el barranquillero al noticiero. Pero eso no es lo más grave. El hombre denunció que para recibir los 40.000 pesos prometidos por los traficantes de votos, luego de sufragar, estos le exigen que entregue el certificado de votación para así tener control de que efectivamente se registró la participación en las urnas.

Al decomisar el certificado de la votación que realizó el ciudadano, este último queda sin la posibilidad de hacer efectivos los beneficios correspondientes por participar en la jornada electoral. “Para darme los 60.000 tuvo que quedarse con el papel, sino no me daba nada. Ahora se lo pedí (el certificado) y me está pidiendo 20.000 para devolvérmelo”.

El artículo continúa abajo

La denuncia del barranquillero es grave ya que los traficantes de votos, además de incurrir en delitos electorales al comprarlos, extorsionan a quienes les vendieron el voto cuando ellos les exigen que les devuelvan el certificado de votación.

Según el testimonio del ciudadano, además de los 60.000 pesos por el voto, los ‘líderes’, como los describió él, dan “comida, refrescos y hasta mercado”.

Al ser interrogado por la razón por la que vendió el voto, el barranquillero aseguró: “Igual te van a robar si no lo vendes. Si lo vendes, te roban y si no, también. Yo cojo los 60.000”.