Sin embargo, a las 10:00 de la mañana, hora en que comenzaría el debate ‘La educación superior en Colombia’, los asistentes y quienes iban a seguirlo vía ‘streaming’ se enteraron de que los más opcionados aspirantes a la presidencia no asistirían y que, en cambio, enviaron a sus fórmulas vicepresidenciales.

En efecto, al Teatro de la Universidad de La Salle (Carrera 5 No.59A- 44) el único candidato presidencial que llegó fue el pastor evangélico Jorge Antonio Trujillo (Todos Somos Colombia), que se sentó al lado de las candidatas a la vicepresidencia Claudia López (Coalición Colombia), Ángela María Robledo (Coalición Petro Presidente) y Clara López (Alianza Social Independiente).

En el auditorio estaban los rectores de 14 universidades privadas del país asociadas en Aascún, que representan a por lo menos 100.000 estudiantes universitarios. “Han sido invitados los candidatos Iván Duque, Gustavo Petro, Sergio Fajardo, Humberto de la Calle, Viviane Morales, Piedad Córdoba y Germán Vargas Lleras”, anunciaba un texto difundido en la página web de la Universidad de La Salle.

El artículo continúa abajo

Sin embargo, en redes le cobraron a la universidad la inasistencia de esos candidatos, pese a que fueron ellos los que decidieron no ir a ventilar sus propuestas sobre un tema tan sensible para el país y su juventud como la educación superior.

“Publicidad engañosa. Revista Dinero y Unisalle creo que les va a costar caro si aquí aplica la Superintendencia de Industria y Comercio”, dice uno de los comentarios en Facebook. “Qué falta de respeto que solo ahora digan que van vices ¡Falta de seriedad revista Dinero!”, lamenta otro. “Para qué anuncian tanto un debate, donde ningún candidato presidencial va a estar, qué burla a la gente”, dice uno más.

Si se tiene en cuenta que este es el primer debate presidencial anunciado en Bogotá, no se puede dejar de contrastar con el hecho de que en este tema las regiones le salieron adelante a la capital, con lujo de detalles, con los debates que se organizaron hace escasos días en Medellín y Barranquilla. Al ‘debate’ de La Salle lo salvó el hecho de que quienes participaron abordaron temas sensibles a los que plantearon propuestas serias, sobre las cuales habría valido la pena escuchar las ideas de quienes aspiran a llegar a la Casa de Nariño.