Los moderadores del debate les preguntaron a los candidatos: “¿Qué propone usted para combatir el racismo estructural que existe en Colombia?”. 3 de los 4 candidatos que estaban, en lugar de contestar hacia el futuro, se dedicaron a mirar acciones propias del pasado.

El primero en responder fue Germán Vargas Lleras que, después de rascarse la cabeza (¿con gesto embarazoso?), recordó que en su papel de ministro de Interior promovió una ley que, según él, “tipificó como delito los actos del racismo, la discriminación”. Además, aseguró que es el colombiano que más se ha preocupado por llevar a altas posiciones del Estado a personas negras, algo que prometió continuar en caso de ser elegido presidente.

A su turno, Humberto de la Calle recordó que cuando fue líder de la Constituyente (1991), se reconocieron por primera vez “los derechos colectivos de las comunidades afro”, y dijo que todo lo que se hizo en adelante desprende de ahí. Luego trajo a colación su actuación en el Ministerio de Gobierno para favorecer a los afrodescendientes y también recordó que en el acuerdo de paz con las Farc se hizo un “capítulo afro”.

El artículo continúa abajo

Por su parte, Sergio Fajardo recordó -como de costumbre- que cuando fue gobernador de Antioquia lideró “un gran proceso de apoyo a las comunidades afro”, y Después se centró en el aspecto de la educación, que tenía la finalidad de integrar “los saberes afro en todos los espacios” de la sociedad.

Finalmente, Gustavo Petro explicó que dado que la sociedad discrimina, el Estado debe “privilegiar”, es decir, garantizar una reparación “del pueblo negro de Colombia”, que significa dotar de “poder”. Luego de su introducción, dijo que dotar de poder significa que las comunidades en el litoral deben ser entidades territoriales con autonomía presupuestal y con capacidad de gobierno sobre su territorio”.

Como ya se sabe, el candidato Iván Duque estuvo ausente del debate, que se llevó a cabo en Buenaventura.