Se trata de una de las medidas más controvertidas del Código. Según ese mismo sondeo, más de 82,7% de los participantes manifiesta que no encuentra nocivo tomar un par de cervezas con sus amigos en el andén.

De hecho, 59,5% de los participantes del sondeo consideran que debería estar permitido tomar un par de cervezas en los andenes de los establecimientos comerciales y 75,8% en las terrazas de restaurantes y bares. Así mismo, los participantes concuerdan con que la medida podría tener en cuenta la venta de cerveza bajo ciertas condiciones como la restricción de horarios (39,1%) o permitir tomar en espacios públicos en determinados horarios (16,3%).

Más de 400.000 medidas correctivas han sido impuestas desde la implementación del nuevo Código de Policía; sin embargo, los ciudadanos encuentran que las determinaciones son demasiado restrictivas.

Frente a esto, las marcas dedicadas al sector cervecero en el país ya han reaccionado. Miguel Merino, director de la marca Poker, por ejemplo, afirmó en un comunicado enviado a medios que las autoridades deberían las puertas al diálogo para revisar la rigidez de algunas restricciones del Código que van en contra de los momentos de socialización.

El artículo continúa abajo

“Parece algo excesivo no poder ingerir una cerveza –moderadamente- en las terrazas o andenes frente a los establecimientos comerciales siempre y cuando no se esté haciendo algo malo. En otros países, con las mismas restricciones, se han creado zonas donde es posible el consumo de bebidas alcohólicas en el espacio público gracias a acuerdos de convivencia”.

Con el fin de que se revise la medida que prohíbe consumir licor en espacios públicos y se creen zonas específicas de socialización y consumo de cerveza, esa marca de Bavaria realizó una acción disruptiva: replicar el andén de una calle bogotana, en la cual fuera permitido compartir un par de cervezas.

La acción, que se llevó a cabo hace un par de semanas en un parqueadero del centro de la capital, replicó cada detalle de la esquina real que se encontraba justo al frente: el andén de cemento, la puerta, el poste y hasta los grafitis de las paredes fueron copiados con tal exactitud que es difícil identificar cuál de las dos esquinas es la real; de hecho, una patrulla de Policía que pasaba por la zona evidenció que compartir un par de cervezas en el andén no altera el orden público.

En este video se muestran los resultados del ejercicio:

La empresa, además, hizo una convocatoria para que las personas firmen una petición a través de Change.org para que se revise la medida mencionada.