La manera como funciona este negocio en Colombia la expuso Juan Bustos durante un congreso que organizó su empresa, en Medellín, con el fin de que las modelos se capaciten en técnicas de seducción, persuasión, baile, mercadeo digital y hasta en cómo enfrentar el ‘matoneo’.

Bustos le contó a Pulzo que hay modelos que a sus 19 años ya ganan sueldos de entre 3 y 5 millones de pesos al mes, que trabajan apenas 6 horas al día y que en muchas ocasiones sus shows no pasan de simples juegos eróticos frente a la cámara.

“Voy a suponer que soy una modelo, y me voy a conectar: lo primero que hago es revisar mi conexión, mi estudio, mi vestuario y mi maquillaje, que esté bonita. Enciendo la cámara y comienzo a conversar con los usuarios que van llegando. Luego de que han pasado unos 20 o 30 minutos, empiezo a coquetear: bailo, soy pícara, coqueteo y hago juegos de concurso en línea”, explicó.

Es en ese momento, según Bustos, cuando la modelo debe seducir y atrapar a los usuarios para que empiecen a darle ‘propinas’.

“Un ‘tip’ significa como una propina digamos de 50 tokens, que equivale a un dólar y medio, algo así como 5.000 pesos (lo mínimo son 10 tokens, alrededor de 200 pesos). Va funcionando por ‘tips’. Los usuarios empiezan a ‘tipear’ y la modelo va jugando con ellos. Se van cumpliendo ciertas metas y la modelo se va quitando la camiseta, hasta que queda en pantis”.

Bustos dice que lo que prima en estos casos es el erotismo, ya que hay modelos profesionales que pueden pasar las seis horas jugando con sus usuarios sin llegar a hacer un show sexual.

Pulzo

“Al final, tal vez, haga un show sexual, porque hay modelos que son muy  buenas entreteniendo con su sensualidad que solo hacen show una o dos veces por mes. Y las que lo hacen son las que más dinero ganan”, agregó.

Eso sí, vale aclarar, para que la modelo haga el show sexual el usuario debe llevarla a otro sitio más privado (virtualmente hablando), en donde debe  pagar en dólares y se le cobra por minuto (5 dólares por minuto es el ejemplo que puso Bustos).

Lanzamiento @revista.camgirl #Juanbustos universidad #webcam 🎨💙

Una publicación compartida de Juan Bustos (@juanbustosvip) el

En estos shows privados es donde las modelos utilizan una diversidad de juguetes sexuales para complacer a sus clientes, espectáculo en donde se abre el debate de hasta qué punto este trabajo es erotismo, pornografía o prostitución.

El artículo continúa abajo

Y Bustos lo sabe. Por eso le dijo a Pulzo que mientras la prostitución es un “intercambio monetario en donde la chica entrega su cuerpo real”, el modelaje webcam “no es prostitución porque las chicas solo prestan un servicio de entretenimiento virtual”.

“Debemos ser claros. Y es que tocamos de lado la pornografía, porque ellas se desnudan y usan juguetes sexuales, pero es una pornografía suave porque es ella disfrutando de su cuerpo en la intimidad”, explicó.

Aniversario #webcam Universidad #Juanbustos 🎓👓

Una publicación compartida de Juan Bustos (@juanbustosvip) el

Y pese a las críticas y cuestionamientos que ha despertado este modelo de trabajo, como ocurrió con el congreso de Lalexpo en Cartagena, lo cierto es que el entretenimiento para adultos avanza a pasos agigantados y Colombia se ha convertido en un escenario apetecido para quienes están detrás de la industria del modelaje webcam.