A dos meses y 16 días de que fuera acusado de tener presuntos vínculos con el narcotráfico, Rafael Márquez apareció sonriente en el túnel que conduce de los vestidores a la cancha y tomó un lugar en el banquillo de suplentes.

Ya en el segundo tiempo, el defensor de 38 años realizó movimientos de calentamiento.

El pasado 9 de agosto, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos acusó a Márquez Álvarez de tener nexos con el narcotraficante Raúl Flores Hernández.

El artículo continúa abajo

Al día siguiente, Márquez Álvarez negó las acusaciones y, por recomendación de sus abogados, se alejó momentáneamente del Atlas para preparar su defensa y tratar de recuperar sus cuentas bancarias congeladas.

Posteriormente, el 18 de septiembre, el exjugador del AS Mónaco de Francia, Barcelona de España y Hellas Verona de Italia, se reincorporó al Atlas, pero sólo para entrenar y mantenerse en forma.

En todo este tiempo, ni el Atlas ni la Federación Mexicana de Fútbol inhabilitaron ni desafiliaron al mundialista azteca en 2002, 2006, 2010 y 2014.

¿Jugará su quinto Mundial en Rusia?

AFP