Ni las prendas del Milan, Barcelona, Real Madrid y la propia selección mexicana logran detener el llano del menor. Este únicamente termina cuando la madre le entrega la camiseta amarilla y negra de Tigres, tras lo cual comienza a brincar en su cama.

El artículo continúa abajo

La cuenta oficial en Twitter del equipo mexicano emprendió la búsqueda del que ahora llama #BebéTigre para invitarlo al estadio a disfrutar un partido de los ‘felinos’