Los diez refugiados que competirán bajo la bandera Olímpica en Río 2016

Seis atletas, dos yudocas y dos nadadores serán los invitados especiales del Comité Olímpico Internacional en las justas de Brasil.

 

El primer equipo de atletas olímpicos independientes se presentó en Barcelona 1992, integrado por atletas yugoslavos y macedonios, cuyos países no podían participar de los Juegos debido a la guerra de los Balcanes.

24 años más tarde, dos sirios, cinco sudaneses, dos congoleses y un etíope conforman la primera delegación de refugiados en una Olimpiada. Ellos son:

Yonas Kinde – Maratón

Tiene 36 años, huyó de Etiopía hace 5 y vive en Luxemburgo.

James Nyang Chiengjiek – 800 metros

Tiene 28 años. A los 13, huyó de Sudán “para evitar ser secuestrado por los rebeldes que reclutaban por la fuerza a niños soldado”, relata Acnur. En el campamento de refugiados de Kenia se acercó al atletismo.

Yiech Pur Biel – 800 metros

Abandonó Sudán en 2005 y fue acogido por Kenia, la mayor cantera de corredores de largo aliento del planeta. Tiene 21 años.

Claire Thomas - COI
Claire Thomas – COI

Rose Nathike Lokonyen – 800 metros

También huyó de la guerra sudanesa hacia Kenia. Hace un año la invitaron a participar en una carrera de 10 kilómetros y terminó segunda:

Nunca me había entrenado. Era la primera vez que corría y terminé segunda”, cuenta con una sonrisa. “¡Estaba muy sorprendida!”

Anjelina Nadai Lohalith – 1.500 metros

Tiene 21 años, hace 15 no ve a sus padres, desde que huyó de Sudán. También descubrió su potencial atlético en el campo de refugiados de Nairobi, Kenia.

Paulo Amotun Lokoro – 1.500 metros

El quinto sudanés del equipo. Pasó de pastor ganadero en su país a refugiado —y atleta— en Kenia.

Yusra Mardini – Natación

Como miles de sirios en el último año, huyó rumbo a Europa en un bote. “Durante aquella tarde, que finalmente fue noche, ella, su hermana y otros dos jóvenes se sumergieron en el agua fría del mar Mediterráneo para llevar la embarcación a tierra firme”, reseña Infobae. Duró más de 3 horas y media en el agua. Tiene 17 años y vive en Berlín, Alemania.

Rami Anis – Natación

Oriundo de Alepo, Siria, es quizá el más experimentado de los 10 refugiados. Su tío era nadador profesional y lo entrenó desde niño. Por la guerra, emigró a Turquía, país que tuvo que abandonar por falta de nacionalidad. Se fue a Grecia y ahora vive en Bélgica.

Pipole Misenga y Yolande Mabika – Yudo

La guerra del Congo los obligó a abandonar su hogar cuando apenas eran niños. Sus historias son similares: conocieron el yudo, pero su entrenador los explotaba y lo dejaba encerrados y sin comer cuando perdía una competencia, cuenta Acnur. Participaron en los Campeonatos del Mundo de Río en 2013 y, cansados de los abusos, pidieron asilo en la próxima ciudad olímpica.

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: