'Los 96' de Hillsborough no caminan solos: su muerte no fue un accidente

27 años después de la tragedia, un juzgado de Warrington, Inglaterra, confirmó que los hinchas de Liverpool no tuvieron la culpa.

 
Dave Thompson - Getty Images

Según los resultados de una investigación de dos años difundidos este martes, el jurado respondió con un “sí” a la pregunta de si la muerte de los hinchas fue “ilegal”, en aquel desastre del 15 de abril de 1989, y apunta a negligencias y errores policiales.

Nadie fue juzgado por el desastre, pero las familias lucharon durante años para que se establecieran los hechos y para limpiar el nombre de sus seres queridos que, en un momento en que los hinchas violentos eran un grave problema en Inglaterra, fueron inicialmente culpados por la policía y parte de la prensa.

Las familias recibieron con lágrimas y emoción el veredicto en una corte de Warrington, en el noroeste de Inglaterra, a 25 kilómetros de Liverpool, donde cantaron el tradicional ‘You’ll Never Walk Alone’ (Nunca caminarás solo).

Las conclusiones del jurado no desembocarán en condenas o sanciones, apuntan simplemente a los responsables. Pero nada prohíbe la apertura de un eventual proceso penal si las conclusiones revelan que las muertes fueron causadas por negligencias, como es el caso.

Aquella tarde fatídica, los hinchas del Liverpool podían acceder al estadio solamente por una puerta y una serie de circunstancias desafortunadas -unas obras en la carretera que retrasaron la llegada de los hinchas, por ejemplo- hizo que se formara un cuello de botella en aquel acceso y se generara un sobrecupo en una de las gradas. Así lo relata el escritor español Alfredo Relaño en su libro 366 historias del fútbol mundial:

Una inmensa riada de hinchas presionó sobre los que ya se hallaban dentro. Los de las primeras filas se vieron comprimidos contra la valla, y, ante sus gritos, Grobelaar, portero del Liverpool, que ocupaba esa portería, avisó a los policías, que le dijeron que sin órdenes no podían abrir las vallas. Entonces corrió hacia el árbitro, que paró el partido en el minuto seis. Cuando se consiguió despejar la zona, el balance fue desolador: 96 muertos y 766 heridos, todos ellos esta vez del Liverpool, por la presión de sus propios correligionarios”.

Con información de: AFP

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: