“No duermo pensando en ello. Pienso en jugar y conocer a Falcao, entre otras cosas, y sería increíble”, confesó a Marca el guardameta que con este gran achique a último minuto del partido se convirtió en héroe para su club:

Arboleda relató al medio que fue su abuela la que lo llevó “de las orejas” a una escuela de fútbol para que dejara de andar por la calle. Empezó como delantero “y me decían ‘Adebayor’ porque cabeceaba bien”, menciona.

El artículo continúa abajo

Un día a sus 12 años, cuando jugaba en el club La Ciudadela, de donde también surgió Víctor Ibarbo, expulsaron al arquero titular y el suplente no había ido. Entonces terminó atajando él.

“Ser portero es una herencia de mi familia, ya que mi abuelo y mi papá también lo fueron”

Se destacó por sus condiciones y pronto llegó al Deportivo Pasto, donde a los 15 años fue ascendido a la plantilla profesional. Recuerda que vivía en la casa del técnico del equipo porque el club no le brindaba alojamiento.

A su vez, Arboleda reveló a Marca que José Fernando Cuadrado, cuando este militó en el equipo ‘volcánico’, fue su gran mentor:

“Él perdía su tiempo para enseñarme todo lo que sé. Él me enseñó a cómo caer, a todo. Hoy casi ningún arquero te enseña. Yo lo imitaba a él”

Comenta que tuvo la opción de ir a Lanús, River y Vélez, pero finalmente se decidió por fichar por Banfield ya que allí había jugado James Rodríguez.

Según su ficha en Soccerway, Arboleda  debutó en el Taladro el 16 de marzo de 2016 en un empate 1-1 frente a River; volvió a jugar casi un año después ante Boca, que se impuso 2 a 0, y solo hasta finales del 2017 e inicios del 2018 logró la continuidad que tanto buscaba. No registra derrotas en los 4 partidos que ha jugado en la presente temporada de la Liga y a nivel continental ya superó con Banfield al Independiente del Valle de Ecuador en la segunda fase previa de la Libertadores.

Recuerda que fue convocado en 2015 para los microciclos previos de la Selección Colombia Sub-20 del ‘Piscis’ Restrepo que disputó el Mundial de la categoría en Nueva Zelanda, pero admite que en ese momento no dio el nivel y fue marginado de la cita orbital. Hoy se atreve a soñar de nuevo y un amplio sector de la prensa nacional avala que más pronto que tarde debería recibir una nueva oportunidad de vestir la camiseta del combinado nacional.