Cuenta Sebastián Nohra en el portal Habla El Balón que de unos 120 aspirantes que se presentan cada semestre, el técnico escoge a máximo 3 jugadores para reemplazar a los estudiantes que se graduaron.

En el semestre anterior, Nohra quiso entrar al equipo pero no pasó la prueba; seis meses más tarde dice que tuvo la fortuna de contar como compañero con Jhon Fredy Duque, a quien describía como un joven callado y de bajo perfil, pero también como uno “de esos jugadores que solo con verles el parado se sabe que juegan muy bien”.

“A él solo le bastaron dos jugadas para iluminar la cancha y dejar claro el ‘mostro’ que era”

Gracias a una pared de 3 o 4 toques que armó Nohra con ‘el ingeniero’ Duque desde la mitad de la cancha hasta el arco rival, el relator de la historia de Habla El Balón señala que también avanzó al equipo de Los Andes y pudo ser testigo de cómo el actual volante del 15 veces campeón colombiano se mostraba como un ‘fuera de serie’ para el balompié universitario.

“Era muy superior. Iba en patines. Flotaba. Lo más llamativo era que solo hablaba en la cancha”

Nohra, uno de los ‘damnificados’ por el gran nivel que mostraba Duque, ya que era imposible quitarle el puesto de volante, menciona que para él y para el resto del equipo era extraño que su compañero estuviera estudiando y no jugando a nivel profesional.

El artículo continúa abajo

“Contaba que lo habían engañado con un contrato hace unos años, y al hablar con él del tema parecía resignado a no vivir del fútbol”, dice el relato de Habla El Balón, que también cuenta cómo luego Duque después de 2 años aplazó semestre para ir a probarse a Europa. Posteriormente regresó para vestir las camisetas de Equidad, Fortaleza y el equipo ‘embajador’.

A post shared by Jhon Duque (@jhonduque92) on

El narrador de la historia asegura que ‘Jhonfre’, como le dicen de cariño, tiene calidades que aún no ha demostrado en el fútbol profesional colombiano y que sí exhibía en Los Andes.

“Aunque sé que es el pulmón de Russo en la mitad y es fundamental en la marca del equipo, los que jugamos con él sabemos que se ha reservado muchos trucos. Con experiencia en primera, poco a poco, se irá despertando el artista”, sentencia Nohra.