“Obviamente, se suponía que era un proceso confidencial. Se ha hecho público ahora, pero también muchos otros atletas y corredores han pasado por este proceso. No estoy pidiendo el beneficio de la duda aquí, solo un proceso justo”, reclamó Froome, citado por CyclingNews, durante la improvisada conferencia de prensa llevada a cabo en el autobús del equipo Sky, antes de largar la primera etapa de la carrera española.

Cuando le preguntaron por qué no atendió a la sugerencia del presidente de la UCI David Lappartient de no competir hasta que no se resolviera su caso, el ‘capo’ de la escuadra inglesa subrayó que el proceso para demostrar su inocencia está andando. “Creo que hay mucha desinformación”, añadió en ese sentido.

El artículo continúa abajo

De igual forma, Froome negó presencialmente, como lo había hecho por redes sociales,  que estuviera negociando por consejo de su esposa una sanción reducida de 6 meses, que le haría perder el título de la Vuelta a España 2017, pero que le permitiría correr el doblete Giro-Tour sin afectar su calendario, ya que la suspensión se habría hecho efectiva desde el 20 de septiembre del año anterior.

Indicó además que pese a que algunos ciclistas han mostrado su rechazo a que él corra sin que su caso se hubiera resuelto, ha contado con un “apoyo increíble” de la mayoría del lote.

Froome se negó a asegurar que disputará el Giro, así no haya resolución. “No voy a especular en este momento sobre el resultado de lo que va a suceder. Estoy tan concentrado como siempre en la próxima temporada y buscaré estar en mi mejor forma para el comienzo del Giro”, indicó.

El británico llegó en el lote durante la etapa 1 de la Ruta del Sol, ganada al embalaje por el francés Thomas Boudat (Direct Energie).