En el partido que los ‘red devils’ ganaron por 4-1 frente a Leicester, en Old Trafford, el sueco conoció a su otro yo.

El hombre, que lucía muy parecido al delantero, logró evadir a la seguridad del estadio para acercarse al ‘9’, indica The Sun. Por un momento el futbolista se rió al ver al fanático luciendo su mismo corte de pelo, un bigote y una prominente nariz.

Después, no se sabe si en un gesto de desprecio o como forma de chiste, Ibrahimovich puso su mano sobre la cara del ‘impostor’.

A los pocos segundos, los guardas de seguridad lograron retener al hombre y sacarlo del campo de juego entre los aplausos y la risa de los aficionados.