Cómo Éider Arévalo ha aguantado a quienes juzgan su sexualidad por practicar la marcha

Lo anterior debido al gesto técnico que es necesario para practicar esta especialidad del atletismo.

Éider Arévalo
Éider Arévalo | Foto: AFP

El recién coronado campeón de los 20 kilómetros en el Mundial de Atletismo Londres 2017 señala que ha pasado que mientras entrena por las calles de Pitalito y lo observa alguna persona que no conoce de la disciplina de la marcha, esta le cuestiona su orientación sexual y le gritaban palabras ofensivas.

“Los deportistas que practican la marcha son pocos y son únicos por aguantarse a la gente que no conoce del deporte, que llega a decirles cosas como “¿ustedes qué están haciendo? ¿por qué hacen eso?”, menciona Arévalo en un documental del año 2015, donde reconoce que el estilo de la marcha se ve raro por la forma en que esta se ejecuta.

No obstante, Éider revela que su especialidad, a diferencia de las competencias en las que solo hay que correr, tiene beneficios como que “puede servir para bajar de peso porque al practicar la marcha se queman muchas calorías, se disminuye el impacto con el suelo y por ende las articulaciones de las rodillas, de los tobillos, sufren menos como lo es con la carrera”.

El artículo continúa abajo

En el documental, el campeón mundial recuerda sus inicios en el atletismo cuando el profesor Edward Chilito llegó a su colegio buscando niños para entrenar. Éider fue uno ellos, aunque empezó con pruebas de velocidad, lanzamiento de pelota y salto largo; no obstante, luego de un campeonato departamental en el que vio a los marchistas, decidió que lo que quería practicar era esa disciplina y lo avalaron las pruebas que le hizo su entrenador para ver si servía.

“Él (Chilito) nos decía que íbamos para grandes cosas. Que podíamos llegar a unos Nacionales, ganarlos, y que teniendo más visión podíamos llegar a unos Suramericanos, a unos Mundiales, y tener la mentalidad y tener la convicción que se podían ganar”, recuerda Arévalo.

El atleta cuenta que no siempre ha tenido el apoyo suficiente para desarrollar su carrera, por lo que casi siempre la familia era la que sacaba de su bolsillo para que Arévalo pudiera representar al departamento del Huila.

Su madre, mientras tanto, evoca que Éider “empezó a entrenar con zapaticos de 5 mil”, pero que él tenía esa meta de ser alguien en la vida, “así le costara lo que le ha costado”.

Vea el documental de 2 partes dirigido por Jhon Édinson Valencia sobre Éider Arévalo:

 

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error


Opinión

{[{ctrl.articles[index].author.owner.short_text}]}

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

{[{ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]}|{[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]}|{[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}

Más Videos

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

Más Videos

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error