¿Cómo un ciclista aficionado combina el deporte con la vida cotidiana?

Los ciclistas amateur deben equilibrar el entrenamiento con el trabajo, la familia y la rutina del día a día, esto es lo más complicado.

Bicicletas
Imagen ilustrativa| Pexel

El ciclismo ha sido, y es, el deporte nacional de Colombia. Los grandes atletas como Ramón Hoyos, ‘Cochice’ Rodríguez, ‘Lucho’ Herrera, Fabio Parra, Rigoberto Urán, Nairo Quintana, Fernando Gaviria, Esteban Chaves, entre otros, han puesto el nombre del país en alto con sus triunfos en las distintas competencias mundiales en las que han participado.

Ellos además han generado un gran impacto en este deporte, ya que motivan con sus victorias a los jóvenes principalmente en querer emularlos, pero también a la sociedad en general a usar más la bicicleta así sea como una alternativa de transporte dentro de la ciudad.

Pero hay personas que han visto el ciclismo como algo más: como una pasión, como un estilo de vida, como una adicción, claro está una muy buena adicción y ellos son los ciclistas aficionados. Si bien la gran mayoría de ciclistas aficionados no viven de este deporte y sus ingresos provienen de un trabajo convencional, su dedicación, esfuerzo, tiempo limitado y por supuesto agotamiento físico los hacen unos pedalistas amateur bastante competitivos.

El artículo continúa abajo

Pero, ¿qué es en realidad un deportista amateur competitivo? Es esa persona que sabe que probablemente nunca va a participar en un Tour de Francia o tener grandes industrias patrocinándolo. Sin embargo, adquiere el mismo compromiso y disciplina que un profesional. Su propósito no es ganar dinero a través del deporte, su éxito radica en la satisfacción propia de hacer algo por pasión encontrando una salida de la rutina del día a día de 8 horas de trabajo en una oficina. Su éxito radica en la búsqueda constante del balance personal y profesional.

El equilibrio para un ciclista amateur es fundamental. Tener la capacidad de balancear una pasión que requiere bastante tiempo y dedicación con su vida profesional, familiar y social lo hace especial. Son personas de admirar ya que de alguna forma tienen que hacer más que los demás para lograr este balance.  

Ellos deben:

  • Levantarse antes de que los gallos canten, es decir a las 4:30 a.m. para entrenar un par de horas antes de ir a trabajar mientras el común denominador de las personas sigue durmiendo. Muchos quisieran apagar la alarma y seguir descansando, sin embargo, hay una motivación interna más grande que los hace pararse de la cama.

  • Limitar su vida social al evitar las rumbas o salidas hasta tarde ya que el sueño se vuelve sagrado. Cuentan las horas de descanso antes de irse a dormir y sus prioridades empiezan a cambiar. Los viernes prefieren quedarse en la casa viendo una película y durmiendo para preparar el entrenamiento del día siguiente.

  • Cumplir juiciosamente con el entrenamiento, pero también con su trabajo de oficina. Durante el entrenamiento pueden surgir ciertos imprevistos que generan retrasos afectando la hora de llegada a la oficina, deben que ser muy cuidadosos con esto.

  • Sacar tiempo para el deporte, su familia, amigos y responsabilidades.

  • Una buena alimentación en la que se evita ‘pecar’ de antojos. Mientras muchos están disfrutando de los buñuelos y la natilla de las novenas, estos deportistas deben cuidar su peso para que no afecte en su rendimiento deportivo.

  • Comer en el momento correcto para recuperarse del entrenamiento. Hay muchos alimentos que ayudan en la recuperación de los deportistas, tal vez el mejor para hacerlo es el arroz ya que se encarga de llevar el glucógeno de manera rápida al torrente sanguíneo.

De hecho, hay bastantes deportistas que no solo lo utilizan para recuperarse sino también antes de una carrera y durante el entrenamiento. El arroz parbolizado doñaPepa es una buena alternativa ya que tiene alto contenido de vitaminas y minerales que necesita el deportista.

Muchos de ellos se preguntan a diario: ¿Por qué hago esto? Y muchas veces la respuesta es incierta ya que requiere bastantes sacrificios en todos los aspectos de la vida. Sin embargo, cuando están montados en una bicicleta, cuando sienten el viento en su cara, cuando sienten el ácido láctico en sus músculos, cuando superan su tiempo por un segundo, recuerdan de nuevo por qué son personas que están dispuestas a hacer más que los demás. Porque escogieron sobresalir, porque escogieron la satisfacción constante de cumplir metas y lograr el balance. Porque recuerdan con felicidad la plenitud y la satisfacción que les genera el deporte, que solamente otro “colega” o amigo de carretera entiende y entenderá.

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error


Opinión

{[{ctrl.articles[index].author.owner.short_text}]}

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

{[{ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]}|{[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]}|{[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}

Más Videos

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

Más Videos

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error