Esto representaría entre 2.000 y 3.000 asistentes en cada partido, y deberán contar con el pasaporte del hincha para garantizar su rápida identificación cuando asistan a los estadios.

Este cambio se reflejará en el segundo semestre del año después del Mundial de Rusia, mientras se conforma una comisión de seguridad para disfrutar el fútbol sin violencia y abrir la posibilidad de “eliminar a los grupos que pretenden cometer hechos delictivos y están vinculados a un club”, dijo la AFA.

La restricción para el público visitante se dictó hacia 2013 en Buenos Aires, pero el gobierno argentino y la AFA extendieron la medida a todo el país ese año cuando un hincha murió por un disparo de un policía en un partido entre Estudiantes y Lanús.

El presidente de La Liga española, Javier Tebas, fue uno de los promotores de esos cambios en los estadios de Argentina y viajó a Buenos Aires para firmar convenios con el Ministerio de Seguridad que le permitan a la Superliga local fijarse las metas de acabar con la violencia y tener un control económico, señaló El País, de España.

El artículo continúa abajo

Transmisión de televisión

Los derechos del torneo argentino ahora los tienen las cadenas TNT y Fox tras ganar la puja a ESPN y Mediapro. Enrique Sacco, gerente de gestión institucional, dijo al diario español que la idea es adaptarse “a un horario que sea central al mundo; esto pensado en la proyección y potencialización de la Superliga para los mercados asiáticos y europeos”.

Esto significa que River Plate y Boca Juniors tendrán partidos más temprano como ocurrió recientemente con el clásico español, pensado para la televisión china.

La buena noticia para los televidentes es que “no habrá sistema de pay per view y se mantendrán cuatro partidos abiertos y el resto a través del pack fútbol”, señaló el medio.

Inversión de los equipos

Se copiará parte del sistema de la Premier League con la que se divide el dinero invertido por las cadenas de televisión según la cantidad de puntos que alcance cada equipo.

Además, el torneo “levantará las exigencias en límites de refuerzos con la única condición de estar al día en sus pagos en la AFA y, de no estarlo, se harán descuento desde 15% hasta 50% en las ganancias de los clubes”, señaló el portal Fútbol argentino.

Se estudian otros cambios

Para los hinchas se buscarían innovaciones tecnológicas como el reconocimiento facial, y hay un rumor sobre la “implementación del VAR, la tercera tarjeta y las definiciones por penales con sistema ABBA en la Superliga, pero esto fue desmentido por el director nacional de arbitraje de la AFA, Horacio Elizondo. No obstante, es altamente probable que se ensaye en divisiones inferiores la expulsión temporaria. Para eso, se crearía la figura del director de partido”, indicó el diario español.