Alexis Viera trabaja por la educación de los niños futbolistas

'El Pulpo' cree que la enseñanza del balompié está mal enfocada porque a quienes empiezan a jugarlo no se les transmiten valores.

Viera y niños
Alexis 'El Pulpo' Viera (centro) está enfocado en compartir sus experiencias con los niños | Foto: Pulzo

“¿De qué sirve ser un jugador profesional si no estás formado como persona? Hay muchos jugadores que son muy buenos, pero que no son personas. Se les olvida que la carrera del futbolista termina y queda la persona”, aseguró el uruguayo en el evento de presentación de la Copa Bon Bon Bum, torneo del que es imagen.

En Cali y a cualquier parte a la que asiste en Colombia, Viera es visto como un héroe. No es para menos, luego de salir adelante de ese fatídico 25 de agosto de 2015, cuando fue víctima de dos disparos perpetrados por un criminal que lo atracó.

Los impactos le lesionaron la médula espinal, por lo que los médicos dictaminaron que no podría volver a caminar. No obstante, casi dos años después del ataque, ‘El Pulpo’ ha avanzado a pasos agigantados en su recuperación y camina con la ayuda de muletas.

No contento con eso, Viera decidió quedarse a vivir en Cali  con la finalidad de “devolver todo lo que me dio la vida, en especial a los niños”.

Un paso en esa búsqueda es el de ser imagen del torneo de la empresa Colombina, en el que participan más de 35.000 niños:

“Quiero transmitir esos valores mínimos que debe tener un jugador de fútbol como el respeto, la honestidad, la disciplina, el sentido de pertenencia, la humildad”.

El artículo continúa abajo

Viera cree que esos valores deben hacer parte de la educación del futbolista y en general de toda persona. Es algo que parece obvio, pero que según el arquero, no se tiene en cuenta en el proceso de formación. “El fútbol solamente se enseña a jugarlo, pero no les enseñan lo más importante, que es la persona. Me enfocó en la educación de los niños porque a la persona que a mí me disparó seguramente le debió faltar”, explicó.

El uruguayo también espera poder aportar en la mentalidad de los futbolistas jóvenes porque ese es el punto determinante por el cual para él la mayoría de los futbolistas sudamericanos no son 100% profesionales.

“Muchos cuando llegan a Europa no se adaptan y no es tanto por la forma de jugar, sino en la mentalidad, en ser profesionales, en cuidarse en sus comidas, en los entrenamientos, en los descansos. Acá nos gusta la noche, la bebida, la comida, y es normal, porque hace parte de nuestra idiosincrasia”, argumentó el portero, quien espera recuperarse al punto en que pueda retirarse oficialmente del fútbol en una cancha.

Viera se muestra como uno de los ejemplos a no seguir, pues aunque en su carrera “entrenaba como un animal, descansaba bien, en algo fallaba, como la mayoría de los futbolistas sudamericanos. En muchas cosas no me cuidé, por ejemplo en la comida. Me gustaba llevar a las concentraciones chocolates, galletitas, era mi debilidad”.

No obstante, menciona que esa mentalidad de ser profesionales en todo sentido, debe saber enseñarse y no ejercer una presión mayor sobre todo en los más chicos:

“Son niños, hay que dejarlos que se diviertan. La presión tiene que existir desde chiquitos, pero no esa exigencia tan grande mentalmente. A veces los papás les gritan mucho a los niños desde afuera de la cancha y eso termina haciéndoles un mal. Son procesos que se tienen que ir cumpliendo. Creo que de los 4 a los 10 años hay que dejarlos que se diviertan. A medida que van creciendo hay que exigirles más”.

En su nueva etapa de vida, Alexis Viera está más ocupado que nunca. Tiene un club deportivo, está creando una plataforma educativa y una corporación para personas con discapacidades. Además da charlas en colegios, universidades y empresas. También acaba de lanzar su libro en el que cuenta su historia y los cinco pasos que siguió para salir de la crisis y convertir lo imposible en posible.

No obstante, siempre tiene tiempo para un saludo, una sonrisa o una foto con las decenas de personas que se le acercan:

“Es algo hermoso. Uno no tiene palabras para describir que niños que no te vieron jugar quieran una foto, un consejo. No me equivoqué con haberme quedado a vivir acá en Cali. Soy un colombiano más ahora más que nunca, porque tengo sangre colombiana. Estoy muy orgulloso de pertenecer a este país. Ese mismo cariño que me dan, yo se los devuelvo”.

Por Édison Monroy P.
Pulzo.com/deportes.

 

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error


Opinión

{[{ ctrl.articles[index].author.owner.short_text }]}

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

{[{ ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]} | {[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}
{[{ ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]} | {[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}

Más Videos

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

Más Videos

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error